cerrar Le llamamos

Si desea que le llamemos indíquenos su nombre, teléfono y preferencia horaria de llamada y nos pondremos en contacto con usted

O contacta con nosotros

cerrar Formulario incorrecto

El formulario no se envió.

Compruebe los campos requeridos del formulario y asegurese de que son correctos.
Se marcarán en color verde cuando estén completos

Inicio / Blog /  Errores a evitar en tu escaparate

Errores a evitar en tu escaparate
08/03/2016

Errores a evitar en tu escaparate

Todo comercio que tiene un escaparate para sus productos o servicios debe tener en cuenta que el escaparate puede ayudar al transeúnte a entrar o a no querer entrar jamás. Hay ciertos errores a evitar en tu escaparate para que invites al comprador a comprar y no a irse a otro sitio.

 El escaparate debe transmitir alguna emoción al que lo observa. Colocar los productos con cierta gracia no es escaparatismo. Debe haber equilibrio y buscar la atención del observador en algún punto. El escaparate no está para que la gente de la calle pierda 10 minutos viendo todo lo que has puesto, sino para que algo le llame la atención y le atraiga a entrar a ver la tienda por dentro.

Desde la buena fe de ayudarte a mejorar tu negocio, hoy os traemos esta lista de errores a evitar en un escaparate:

  • No preparar los cambios con antelación:

Añadir unas guirnaldas a lo que ya tenías no es hacer un escaparate para Navidad. Trata de anticiparte y crear escaparates nuevos para cada ocasión.

 

  • No disponer de lo necesario para un cambio:

Tanto por falta de formación como de productos u objetos necesarios para ese cambio. Transformar el escaparate puede requerir que hayas conseguido algún mueble auxiliar, algún tipo de decoración o productos adecuados para el escaparate. No cambies el escaparate para colocar lo mismo de otro modo.

 

  • Cambiar el escaparate sólo de vez en cuando:

Si pretendes que tu escaparate llame la atención por dejadez y transmita poco interés por atraer clientes cambiarlo con muy poca frecuencia es la fórmula correcta.

 

  • Mala iluminación:

Por poca o mucha, puedes iluminar mal tu escaparate. Huye de las bombillas de bajo consumo o focos laterales. Trata de conseguir que el producto tenga la luz necesaria.

 

  • Exceso de decoración:

No por poner muchas flores, conseguirás evocar más la primavera. Demasiada decoración distrae al comprador de los productos y sólo servirá para quitarle equilibrio al espacio.

 

  • Usar rejillas o celosías 'cuelga todo':

No hay nada peor que saturar el escaparate con muchas cosas en la vertical. Distrae al cliente de dónde debe estar el foco de atención.

 

  • Excesiva mercancía:

Un escaparate lleno de productos sin agrupación, aporta demasiado peso visual. EL vacío también llena y debes buscar un equilibrio.

 

  • Tener un escaparate sin fondo:

Al no tener un fondo no delimita espacios y el contenido visual que queda atrás del escaparate se lleva toda la atención. Trata de al menos de delimitar de algún modo los espacios pero nunca uses rejillas o celosías. Puedes probar con un gran cartel  neutro que cuelgue del techo y te haga de fondo sin cerrarlo del todo.

 

  • Productos dejados caer:

Debes exponer los productos no dejarlos simplemente. Si es ropa, usa maniquís, si son accesorios o complementos busca un expositor que no tenga peso visual en el escaparate.

 

  • No poner precios:

El comprador quiere saber los precios, no debes esconder esa información nunca. Aprovecha así para poner los productos en oferta y ofrecer en el escaparate precios atractivos que atraigan a querer entrar.

 

  • Poner un maniquí rodeado de muchas cosas, prendas o accesorios:

El maniquí debe llevar el peso visual de la composición, es mejor que pongas al maniquí y algún mueble auxiliar y punto. No conviertas el escaparate en un mercadillo.

 

  • Escaparate multicolor:

Como mucho, debes poner 3 colores en un escaparate para que le des la atención necesaria al producto. Ya tendrás tiempo de mostrar otros colores, trata de cambiar el escaparate cada 15 días y así ofrecer la gama completa de lo que tienes en tienda poco a poco.

 

  • Tratar de hacer altura con lo primero que encuentras:

Nada de hacer altura con cajas que se tapan con telas caídas. La tela no decora, no ayuda al producto. Si quieres hacer alturas busca muebles auxiliares u objetos de temática afín al escaparate, pero que no pesen demasiado visualmente.

 

  • Ropa y artículos en el suelo:

Quizás es una de las peores cosas que puedas hacer. ¿Acaso tú comprarías algo que está tirado por el suelo? No es ese el modo de presentar los productos.

 

  • Artículos sin sentido junto a los productos principales:

Si quieres hacer una venta cruzada o complementaria hazlo dentro de la tienda. Poner una prenda de ropa, el bolso, el foulard a juego, unas gafas de sol, un pintauñas y par de guantes sólo servirá para aturdir y confundir al cliente. Dale importancia al producto principal y promociona esos otros artículos cerca del mostrador de caja.

 

 

La formación en el aspecto del visual merchandising te ayudará a seguir poniendo 'estrategias' en la colocación de los productos dentro de la tienda. En lo que respecta al escaparate, queremos que evites todo aquello que resta profesionalidad a tu negocio y que en lugar de ayudar a que entren en tu local, sólo sirve para que no pasen.

 

Sal de tu negocio ahora mismo y mira tu escaparate. Anota todo lo que necesitas para un cambio, planifícate y ponte manos a la obra.

 

 

 

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios.
Más información Acepto su uso